IES de escolarización preferente para alumnos con discapacidad Motórica, Auditiva y TEA.

Archivo para febrero, 2014

Nociones básicas del TDAH

Que es el TDAH

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética que afecta entre un 5 y un 10% de la población infantil, llegando incluso a la edad adulta en el 60% de los casos. Está caracterizado por una dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas y unido a la falta de control de impulsos.

La sintomatología puede manifestarse de forma diferente según la edad del niño y se debe desarrollar en dos ó más ambientes como en casa y en el colegio. Se da con mayor frecuencia entre los niños que entre las niñas en una proporción 4:1

La opinión actual sobre la etiología del trastorno se centra en un fallo en el desarrollo de los circuitos cerebrales en que se apoyan la inhibición y el autocontrol.

El trastorno se divide actualmente en tres subtipos de acuerdo a las principales características asociadas al desorden: Inatento; hiperactivo-impulsivo y combinado.

Que nos puede hacer sospechar de la existencia del trastorno.

  • No presta atención, no escucha.
  • Inquieto, incapaz de relajarse.
  • Habla y actúa sin pensar.
  • Desorganizado y despistado.
  • Impulsivo y pierde a menudo el control.
  • Discute y contesta.

Qué se debe hacer ante la sospecha del trastorno.

Normalmente suelen ser la familia, los docentes o el pediatra quienes pueden sospechar de la existencia del trastorno.

Si es la familia quien sospecha debe acudir al pediatra que les corresponda en la seguridad social para que les derive, dependiendo de la Comunidad Autónoma, al Departamento de Salud Mental Infanto-Juvenil

Si es el profesor quien sospecha, éste debe derivarle al Equipo de Orientación del centro para que le realice una valoración y le derive igualmente a la Unidad de Salud Mental infanto-juvenil de zona.

Si es el pediatra quien sospecha deberá realizar una valoración clínica si dispone de los conocimientos, recursos y materiales necesarios para realizar un correcto diagnóstico y entregar a la familia el correspondiente informe clínico.

Aunque el pediatra puede hacer un seguimiento de la evolución del niño a nivel de salud (peso, talla, analíticas, tensión arterial, etc.), si el niño presenta problemas conductuales o de aprendizaje que requieran de una intervención más especializada y entonces es muy conveniente que el pediatra derive a la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil quienes podrán proporcionar al niño el tratamiento adecuado.

En caso de que el pediatra no pueda realizar el diagnóstico o dude del mismo, le derivará a los Departamentos mencionados, donde le realizarán las pruebas pertinentes y su correspondiente diagnóstico.

Como se realiza el diagnóstico.

En principio es importante subrayar que actualmente no existe una prueba única que diagnostique un TDAH.

Para obtener un buen diagnostico se debe realizar una exploración exhaustiva con pruebas  médicas y clínicas

Las pruebas médicas se deben realizar para descartar otras patologías: Analíticas de sangre y orina, Medida de la tensión arterial, pruebas de audición y visión, etc.Además los profesionales de Neuropediatría y Neurología suelen pedir  un encefalograma y/o escáner cerebral, no como pruebas determinantes de diagnóstico de TDAH, sino para descartar otras posibles patologías como ausencias, epilepsia, etc.

Si se le prescribe medicación, además de las analíticas y la medida de la tensión arterial, se les suele realiza un electrocardiograma.

Las pruebas clínicas consisten en una serie de pruebas psicodiagnósticas como entrevista con el niño, los padres, los profesores y varios test y escalas dependiendo de la edad del niño.

Junto con el diagnóstico siempre se deberá entregar al paciente un informe clínico donde indique la justificación del diagnóstico y las medidas a adoptar en función de las características de los síntomas.

Esto por desgracia no se hace muy habitualmente

En qué consiste el tratamiento.

El tratamiento del TDAH es multimodal, eso quiere decir que las propuestas de tratamiento son diferentes en función de las dificultades del niño y de cómo afecte el trastorno a su vida cotidiana. Debe ser integral y cubrir muchas áreas y consiste fundamentalmente en: Intervenciones psicológica, educativa (padres-colegio) y farmacológica.

Con la intervención psicológica se persigue ayudar a los niños a madurar su capacidad de autocontrol, de atención y de impulsividad cognitivo-comportamental usando procedimientos conductuales, de autocontrol, autoinstruccionales, pensamientos reflexivos, mejorar la autoestima, etc.

Los padres deben aprender a ser unos verdaderos coterapeutas, informándose y formándose en estrategias educativas y psicológicas eficaces para afrontar la constante evolución del trastorno, conseguir una convivencia familiar sana y un aumento en el desarrollo personal de los hijos.

La intervención del docente es imprescindible al ser en el colegio en donde los niños con TDAH van a encontrar sus mayores dificultades, por su falta de atención y de control de impulsos en las actividades, por el mal seguimiento de las instrucciones escritas y orales, por realizar trabajos de peor calidad y por su dificultad para organizar y planear actividades que requieren de varios pasos. Por tanto, sería indispensable que los profesores se informen y se formen para que acepten que los alumnos con TDAH requieren de un aprendizaje distinto.

En cuanto al tratamiento farmacológico se lleva a cabo fundamentalmente con estimulantes y atomoxetina  y se ha demostrado que es eficaz entre un 70-80% en la reducción de los síntomas y es más eficaz que la psicoterapia conductual  sin medicación.

Hasta un 70-80% de niños con TDAH responde bien a la medicación, dando lugar a una rápida mejoría de los síntomas, contribuyendo a frenar las conductas impulsivas e hiperactivas, lo que permite al niño concentrarse y aprender. Sus efectos palian el trastorno, pero no lo cura. La medicación no crea adicción, desde el punto de vista fisiológico.

Es importante destacar que son muchos los niños que se benefician de estos tratamientos farmacológicos y que es necesario en un 80% de los casos, pero siempre  combinados con otras intervenciones tanto psico-educativas como socio-familiares, para mejorar la autonomía del niño, su déficit de atención, hiperactividad e impulsividad. El tratamiento farmacológico por sí solo no es ni suficiente ni eficiente.

Por qué es tan importante la detección precoz.

Una detección no precoz, o un mal tratamiento, pueden aumentar el riego de desarrollar otros trastornos. Lo más frecuentes es asociar el TDAH a trastornos de conducta, sin embargo, los datos que los expertos manejan  sobre el TDAH en los casos en los que no ha habido una detección precoz o no tienen un tratamiento o abordaje adecuado son:

Anuncios

El Trastorno de Aprendizaje No Verbal (TANV)

CARACTERÍSTICAS DEL TRASTORNO DE APRENDIZAJE NO VERBAL

El trastorno de aprendizaje no verbal (TANV) parece ser la consecuencia de una alteración de las funciones cognitivas vinculadas al hemisferio derecho. Los trastornos de Aprendizaje no Verbal son un subtipo de trastorno del aprendizaje no incluido en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM IV). Afectan aproximadamente al 1% de la población general, y se da igualmente en hombres que en mujeres.

Las primeras descripciones del TANV fueron realizadas en 1971 en un manual sobre dificultades de aprendizaje publicado por Johnson y Myklebust, quienes describían a un grupo de niños con dificultades en la comprensión del significado del contexto social, con poca habilidad para el aprendizaje académico y con dificultad para la apreciación de la comunicación no verbal.

Posteriormente, Rourke, establece la existencia de dificultades académicas (con relativa debilidad en la comprensión lectora, discalculia y deficiente escritura), un deficiente desarrollo de las habilidades sociales, empatía y juicio social, así como problemas adaptativos para desarrollar relaciones interpersonales (Rourke 1993/1995).

Los déficits del TANV se pueden organizar en tres áreas principales:

DÉFICITS NEUROPSICOLÓGICOS:

  • Dificultades en la percepción y discriminación visual y táctil.

  • Dificultades en la coordinación psicomotriz.

  • Dificultades en la atención visual.

  • Dificultades en la memoria no verbal.

  • Dificultades en el razonamiento, sobretodo cuando hay que lanzar hipótesis de comprobación o crear nuevos caminos para solucionar un problema.

  • Problemas para la toma de decisiones.

  • Déficit en las funciones ejecutivas.

  • A veces, déficit en aspectos lingüísticos, tales como: comprensión literal del lenguaje y dificultades en la pragmática.

DÉFICITS ACADÉMICOS:

  • Déficit en el razonamiento matemático y en el cálculo matemático, que se evidencia con el paso de los años, a partir de los 10-12 años.

  • Déficit en la comprensión lectora.

  • Escritura lenta, dificultosa y disgráfica.

  • Dificultades escolares en las actividades que requieren habilidades motoras finas: recortado, dibujo, modelado, realización de dibujos y gráficos…

DÉFICITS SOCIOEMOCIONALES Y DE ADAPTACIÓN:

  • Dificultades en la percepción y en la cognición social.

  • Dificultades para comprender las claves del lenguaje gestual.

  • Dificultades en la interacción social.

  • Baja autoestima.

  • Mayor tendencia a la ansiedad y la depresión que la población en general.

Estos alumnos presentan un cociente intelectual dentro del rango normal, el desarrollo verbal es adquirido correctamente desde muy temprana edad, pueden aprender a leer de forma precoz y memorizan gran cantidad de información de forma mecánica, lo que hace que sus dificultades pasen desapercibidas hasta que la exigencia aumenta y sus dificultades empiezan a mostrarse aparentes.

Se trata de un trastorno muy poco diagnosticado, y a veces es diagnosticado erróneamente como TDAH (subtipo inatento). También es muy importante que se establezca un diagnóstico diferencial con el Síndrome de Asperger, ya que la similitud de las características hacen que la diferencia entre el SA y el TANV sea muy difícil de establecer.

Las principales diferencias se basan en que no todos los niños con TANV muestran un déficit social tan grave. Tampoco presentan habitualmente rutinas y rituales comportamentales o patrones inusuales del lenguaje tan marcados como en el síndrome de Asperger. Además, una de las características principales del TANV, el déficit visuoespacial, no suele estar de manifiesto en el S.A. Es importante recordar que el aprendizaje en los niños con TANV, a diferencia del AS, se caracteriza por una atención y memoria auditiva.

A pesar de todo, a veces es imposible trazar una línea divisoria entre ambos trastornos.

A continuación se presenta una tabla con la principales diferencias entre ambos trastornos.

CARACTERÍSTICAS DIFERENCIALES

TANV

AS

Dificultades funciones ejecutivas

Frecuente

En ocasiones

Razonamiento no verbal menos desarrollado que el razonamiento verbal

Frecuente

Raramente

Mejor aprendizaje con pistas verbales que con pistas visuales

Frecuente

En ocasiones

Lectores precoces

Frecuente

En ocasiones

Habilidades fonológicas y sintácticas

Frecuente

En ocasiones

Patrón de habla repetitivo y irrelevante

Raramente

Frecuente

No respetar el turno de palabra

Raramente

Frecuente

Dificultades en relaciones entre iguales

Frecuente

Siempre

Rigidez

En ocasiones

Siempre

Poca empatía

En ocasiones

Siempre

Falta de espontaneidad

Frecuente

En ocasiones

Intereses restringidos

Raramente

Siempre

Estereotipias

Raramente

Frecuente

Rutinas y rituales

Raramente

Frecuente

Recomendaciones a tener en cuenta en el centro escolar:

  • Los alumnos con TANV se favorecen de un ambiente estructurado y previsible.

  • Las actividades del día pueden anticiparse y siempre se debe acompañar la información visual de información verbal.

  • Debido a sus dificultades psicomotoras y visuoperceptivas, las actividades escritas deberían no ser excesivas y proponer tareas de respuesta corta o tipo test.

  • Es importante reforzar el paso a paso, enseñar estrategias de resolución de problemas.

  • Debido a su baja tolerancia a la frustración y la cantidad de tiempo que tardan en resolver una tarea (suele ser mayor que la de sus compañeros), deben adaptarse los trabajos con limite de tiempo.

  • Necesitan aprender de manera sistemática lo que otros niños aprenden de manera natural.

  • No se deben olvidar las dificultades para interpretar la información no verbal: tonos de voz, gestos, así como la interpretación literal del lenguaje y la comprensión de inferencias.

  • Tienden a ser vulnerables y pueden ser objeto de abuso debido a sus pocos recursos a nivel social. Además sus dificultades en las relaciones sociales les suelen acarrear problemas emocionales.

Revista de Neurología (Volumen 38  Suplemento 1)

ACNEAES Y ACNEES

Diferencia entre Alumnos con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo y Alumnos con Necesidades Educativas Especiales.


Los ACNEAES son todos los alumnos que requieren una atención educativa diferente a la ordinaria por presentar:
– Dificultades específicas de aprendizaje
– Altas capacidades intelectuales
– Incorporación tardía al Sistema Educativo Español
– Condiciones personales
– Historia escolar
– Presentar necesidades educativas especiales (ACNEES)
Los ACNEES son aquellos alumnos que requieren una atención educativa diferente a la ordinaria por presentar:
– Discapacidad psíquica, sensorial o motora.
– O trastornos graves de la conducta.
Por tanto los ACNEE son una categoría dentro de los ACNEAE; todos los ACNEES son ACNEAES, pero no todos los ACNEAES son ACNEES.

Ley Orgánica 3/2006, de 3 de Mayo, de Educación (BOE nº 106 de 4/5/2006)

La actual Ley Orgánica 2/2006 de Educación (LOE) dedica el CAPITULO I de su TITULO II “EQUIDAD EN LA EDUCACIÓN” al “Alumnado con necesidad educativa especifica de apoyo educativo” ACNEAE.

Según la LOE, los ACNEAE son aquellos alumnos que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria, por presentar necesidades educativas especiales, por dificultades específicas de aprendizaje, por sus altas capacidades intelectuales, por haberse incorporado tarde al sistema educativo, o por condiciones personales o de historia escolar.

Dentro del grupo de alumnado con NEAE, se encuentra el alumnado con NEE.

La LOE en su SECCIÓN PRIMERA, dedicada al “ALUMNADO QUE PRESENTA NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES” señala que “Se entiende por alumnado que presenta necesidades educativas especiales, aquel que requiera, por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, determinados apoyos y atenciones educativas específicas derivadas de discapacidad o trastornos graves de conducta.”

Así por ejemplo, un alumno con discapacidad motora, es un alumno con Necesidad Específica de Apoyo Educativo, y más específicamente, un alumno con Necesidades Educativas Especiales.

 

Artículo 71. Principios.

1 Las Administraciones educativas dispondrán los medios necesarios para que todo el alumnado alcance el máximo desarrollo personal, intelectual, social y emocional, así como los objetivos establecidos con carácter general en la presente Ley.

2 Corresponde a las Administraciones educativas asegurar los recursos necesarios para que los alumnos y alumnas que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria, por presentar necesidades educativas especiales, por dificultades específicas de aprendizaje, por sus altas capacidades intelectuales, por haberse incorporado tarde al sistema educativo, o por condiciones personales o de historia escolar, puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales y, en todo caso, los objetivos establecidos con carácter general para todo el alumnado.

3 Las Administraciones educativas establecerán los procedimientos y recursos precisos para identificar tempranamente las necesidades educativas específicas de los alumnos y alumnas a las que se refiere el apartado anterior. La atención integral al alumnado con necesidad específica de apoyo educativo se iniciará desde el mismo momento en que dicha necesidad sea identificada y se regirá por los principios de normalización e inclusión.
4 Corresponde a las Administraciones educativas garantizar la escolarización, regular y asegurar la participación de los padres o tutores en las decisiones que afecten a la escolarización y a los procesos educativos de este alumnado. Igualmente les corresponde adoptar las medidas oportunas para que los padres de estos alumnos reciban el adecuado asesoramiento individualizado, así como la información necesaria que les ayude en la educación de sus hijos.

Artículo 72. Recursos.

1 Para alcanzar los fines señalados en el artículo anterior, las Administraciones educativas dispondrán del profesorado de las especialidades correspondientes y de profesionales cualificados, así como de los medios y materiales precisos para la adecuada atención a este alumnado.
2 Corresponde a las Administraciones educativas dotar a los centros de los recursos necesarios para atender adecuadamente a este alumnado. Los criterios para determinar estas dotaciones serán los mismos para los centros públicos y privados concertados.

3 Los centros contarán con la debida organización escolar y realizarán las adaptaciones y diversificaciones curriculares precisas para facilitar a todo el alumnado la consecución de los fines establecidos.
4 Las Administraciones educativas promoverán la formación del profesorado y de otros profesionales relacionada con el tratamiento del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo.
5 Las Administraciones educativas podrán colaborar con otras Administraciones o entidades públicas o privadas sin ánimo de lucro, instituciones o asociaciones, para facilitar la escolarización y una mejor incorporación de este alumnado al centro educativo.

Nube de etiquetas